En el marco del XI Simposium Nacional del Sector Funerario, celebrado en 2009 en Madrid, el director general de la empresa fabricante de féretros Unicoffin, José Morales, impartía la conferencia ‘Suministro de ataúdes en caso de pandemia’. Para contextualizar el motivo de esta temática, cabe recordar que aquel año se produjo la pandemia de la Gripe A. La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que la cifra de fallecimientos en nuestro país a causa del virus podría situarse entre los 87.000 y los 260.000. Finalmente, y según las últimas cifras del Ministerio de Sanidad, se produjeron un total de 373 defunciones (desde abril hasta diciembre de 2009).

Centrando nuestra atención en los complicados momentos que estamos atravesando debido a la expansión del coronavirus Covid-19, que a fecha 22 de abril, ha producido 20.453 muertes en España, hemos querido hacer una reflexión de lo tratado en aquella intervención hace más de una década. En aquel entonces parecía una situación inverosímil, sin embargo, hoy en día se ha convertido en realidad.

Con las previsiones facilitadas por la OMS en 2009, Morales puso sobre la mesa qué ocurriría en el sector funerario si se alcanzasen esas cifras como consecuencia de una pandemia, ya fuese debido al contagio de Gripe A en ese momento o en escenarios futuros. En aquel momento aconsejó que los funerarios no hicieran acopios masivos de féretros sin datos oficiales que justificasen una situación de emergencia, porque distribuidores y fabricantes tenían recursos para abastecer a las empresas del sector. También manifestó que, ante la pandemia de la gripe A, la Administración no había facilitado información al sector funerario y empresas relacionadas, siendo necesaria, bajo su punto de vista, la creación de un Comité de Seguimiento, que informase a todos los actores del ámbito funerario, incluido los suministradores de ataúdes, para actuar en consecuencia.

A continuación, detallamos algunas de las cuestiones más relevantes que plantea en su ponencia el director general de Unicoffin, en referencia a los efectos de una posible pandemia en el sector funerario:

– ¿Disponemos en el sector funerario de algún protocolo en caso de emergencia por una pandemia?

– En caso de desabastecimiento, es decir, que las cifras fuesen tremendas y nos colapsásemos, si no disponemos de información previa y no existen protocolos, ¿la responsabilidad sería de las autoridades sanitarias o del sector funerario?

– Aunque las posibilidades realmente sean mínimas, ¿tenemos que estar preparados ante esos escenarios? Las consecuencias, si se nos fuese de las manos, podrían ser graves.

– Necesitaríamos disponer de información oficial y actualizada de la evolución de una crisis de tal magnitud a través del Ministerio que corresponda, para así poder valorar la capacidad de reacción del sector funerario en cada una de las fases.

– Sería recomendable crear un Comité de Seguimiento formado por los principales actores del sector funerario, que estuviesen permanentemente en contacto con las autoridades competentes, con el objetivo precisamente de estar informados en todo momento de la evolución de la pandemia y actuar en consecuencia.”

Morales hacía hincapié hace once años en que portavoces de la Administración en nuestro país habían afirmado que ‘el miedo a la gripe A se producía porque se podía colapsar el sistema sanitario y social’, que es exactamente lo que ha ocurrido en 2020 debido a la pandemia del coronavirus. La mortalidad puede superar los 85.000 fallecidos (muertes oficiales + posibles Covid-19), cifras que se barajaban, como decíamos al inicio, cuando se hablaba de la Gripe A.

Las funerarias llegan a incrementar en algunos casos el 400% de servicios (funerarias que pasan de 20 servicios mensuales en enero y febrero a 90 servicios en marzo y abril con la pandemia). Aunque la mayor parte de fabricantes de ataúdes a nivel nacional aseguran que hasta la fecha no ha habido problemas en la fabricación y suministro de féretros, salvo algún pequeño fabricante que ha pedido ayuda a Portugal.

Algunos proveedores nacionales afirman, no obstante, que fábricas americanas sí han solicitado ayuda a los fabricantes españoles. Hay que tener en cuenta que las fábricas en nuestro país están trabajando al 100% de su capacidad, y que en ningún caso, se ha producido un desbordamiento o desabastecimiento del mercado de ataúdes en España.

Frente a esta situación dantesca que vivimos en las últimas semanas debido a una pandemia, desde Revista Funeraria nos parece interesante rescatar esta conferencia, disponible en nuestra Hemeroteca Digital.

Consultar conferencia completa
Descargar PDF de la conferencia completa

Noticia Cortesia de Revista Funeraria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s